La medicina china, medicina ancestral originaria de la antigua China, ha perdurado y ha evolucionado a lo largo de la historia. Durante la segunda mitad del s. XX, esta terapia ha ido introduciéndose en los países occidentales y ha obtenido una gran aceptación entre los usuarios de estos países que han encontrado en ella una medicina diferente, nada agresiva y muy preventiva, mediante la cual se obtienen resultados eficaces y rápidamente. La medicina china es una medicina holística ya que entiende que no existen enfermedades, sino enfermos, tiene en consideración no sólo lo que sucede en el órgano afectado, sino también lo que sucede en todo el organismo, la manera de manifestarse, como responde a las influencias externas y a los estímulos del entorno.

Los pilares básicos de la medicina china son la Teoría del Yin y el Yang y la Teoría de los Cinco Elementos. Los principios y las premisas de la medicina china se extraen directamente de la filosofía tradicional taoísta, la escuela del pensamiento más antigua y singular de China. La mayor premisa de la teoría medicinal china es que toda forma de vida del universo es animada gracias a una energía vital denominada “Qi”. El “Qi”, sustancia fundamental del organismo y del universo, impregna y penetra la totalidad del cosmos. La digestión, por ejemplo, extrae “Qi” de la comida y la bebida y lo transporta por todo el organismo, la respiración extrae “Qi” del aire en los pulmones. Cuando estas dos formas de Qi se reúnen en la sangre, el Qi circula como energía vital por los meridianos o canales energéticos.

La medicina china utiliza como principales técnicas de tratamiento la acupuntura, tuina y la fitoterapia, que se aplican según la patología del enfermo. Otras técnicas son las ventosas, la moxibustión, la auriculoterapia… Una de las principales características de estos tratamientos, aparte de su efectividad, es que carecen de efectos secundarios, tan frecuentes en los fármacos convencionales.

En 1979, ante el creciente uso de la acupuntura y el interés de algunos países en introducir la acupuntura en el sistema nacional público de salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elaboró unas directrices sobre la seguridad de la acupuntura y su efectividad y sugirió que alrededor de 43 enfermedades podrían ser tratadas con acupuntura. En el 2004, la OMS menciona que la eficacia de la acupuntura ha sido demostrada tanto en numerosos ensayos clínicos como en experimentos de laboratorio.

Entre los desórdenes y enfermedades que por su evolución y efectividad eran recomendadas de tratarse con acupuntura están:

  • Dismenorrea primaria
  • Pérdida de peso
  • Cólico renal
  • Epigastralgia aguda
  • Inducción al parto
  • Parálisis por accidente cerebro-vascular
  • Reacciones adversas a radioterapia/quimioterapia
  • Infertilidad por disfunción sexual masculina
  • Diabetes Mellitus no Insulino-Dependiente
  • Cólico biliar
  • Tortículis
  • Dolor de cabeza
  • Dolor post-operatorio
  • Hipertensión
  • Dolor dental
  • Periatritis del hombro
  • Rinitis alérgica
  • Insomnio

Acupuntura: Consiste en la inserción y la manipulación de agujas en el  cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar en el paciente.

Se fundamenta en la inserción de agujas finísimas, en determinados puntos corporales (puntos acupunturales), situados a lo largo del recorrido de los meridianos o canales energéticos.

La acupuntura ha sido practicada en China y otros países asiáticos durante miles de años. Hoy en día, es una terapia muy conocida también en el mundo occidental, millones de personas recurren a la acupuntura como una terapia alternativa, para aliviar distintas afecciones y mejorar su calidad de vida.

Según algunos estudios realizados, la acupuntura podría ser efectiva para el tratamiento de:

– Dolores lumbares crónicos.
– Osteoartritis de rodilla.
– Dolores de cabeza, migrañas.
– Síndrome de túnel carpiano.
– Fibromialgia.
– Calambres menstruales.
– Dolores a nivel de cuello, contracturas…

Moxibustión: Puro o cono de artemisa que se enciende para calentar el punto de acupuntura o bien se corta un trozo y se coloca en el mango de la aguja, dejando que se consuma totalmente. Se utiliza ampliamente esta técnica para el tratamiento del dolor.

Consiste en la aplicación de estímulos térmicos mediante la combustión de artemisa, sobre puntos de acupuntura. La moxibustión recupera el Yang, calienta los meridianos, mejora la circulación, elimina los estancamientos, el frío y la humedad, desintoxica, fortalece la salud…

Muchas patologías pueden tratarse con moxibustión pero las más indicadas son las crónicas.

Masaje Chino (TuiNa): Es el masaje terapéutico utilizado como medio curativo y rehabilitador por parte de la Medicina Tradicional China

Fitoterapia China: Es una de las modalidades de tratamiento adoptadas por la Medicina Tradicional China. A pesar de que el término chino será entendido en general como fitoterapia o medicina herbal, en esta forma de tratamiento también se utilizan ingredientes de origen animal o mineral en la elaboración de sus fórmulas.

Se fundamenta en el uso de plantas medicinales para el tratamiento de determinadas alteraciones fisiológicas.

Estas plantas medicinales se utilizan con las mismas premisas que en la medicina china, se debe tener en cuenta la naturaleza, el sabor y el meridiano en el que actúa.

Tuina: El Tuina o masaje terapéutico chino es la aplicación de técnicas manipulativas para regular la energía que fluye y circula por los meridianos. Está muy indicada en casos en los que la energía no fluye correctamente, manifestándose en forma de contracturas, dolores musculares,…

Aunque no sólo trata problemas de tipo traumatológico (lesiones musculares, esguinces, etc.) sino también problemas de medicina interna como desarreglos ginecológicos, problemas gastrointestinales, cefaleas y otros.

La auriculoterapia es una técnica de acupuntura en la que se limita el uso de las agujas al pabellón auricular, entendiendo que la oreja es una representación global del resto del cuerpo.

Su práctica se remonta al siglo XVI, aunque el primer mapa detallado de los puntos de punción no se realizó hasta mediados del siglo XX. Como en la acupuntura, la auriculoterapia trata las enfermedades estimulando determinadas terminaciones nerviosas que se encuentran en la oreja y que se conectan con el resto del cuerpo a través de los meridianos.

Existe un punto reflejo que representa a cada órgano y parte del cuerpo y que sólo es perceptible cuando se encuentra alterado el equilibrio energético del mismo y, por tanto, existe una enfermedad. En la actualidad se han descrito más de 200 puntos con los que se pueden tratar numerosas enfermedades, agudas o crónicas.

Con la auriculoterapia se pueden tratar, entre otras afecciones:

  • Trastornos funcionales.
  • Dolor.
  • Adicciones (tabaquismo).
  • Depresiones, ansiedad y otras enfermedades psicológicas.
  • Alergias.
  • Insomnio.

 

Ventosas: El cupping o terapia con ventosas consiste en la aplicación de ventosas sobre la piel, con las que se hace el vacío, succionando la piel y parte del músculo, de tal modo que se abren los poros y favorece la circulación sanguínea y linfática. Las ventosas tienen forma de copa (cup en inglés) y en la actualidad se fabrican de cristal y plástico.

El vacío se realiza de diferentes formas. Si se utilizan las de cristal, se hace calentando con fuego su interior para que se consuma el oxígeno y se cree el vacío y el subsiguiente efecto de succión. Las de plástico vienen provistas de una bomba de succión o de peras de goma que permiten extraer el aire

La terapia con ventosa tiene aplicaciones muy amplias; en general, tanto las enfermedades de la medicina interna como las del sistema nervioso o locomotor, entre otras. Provocan efectos revulsivos (inflamación externa para quitar un problema interno), relajantes musculares y analgésicos. También provoca hiperemia local, eliminan factores patógenos externos, activan la circulación, estimulan el metabolismo, regulan el sistema nervioso, aumentan las defensas, mejoran los tendones…

La terapia con ventosas se puede realizar con diferentes técnicas, en función de los objetivos del tratamiento:

  • Masaje: se aplica aceite en la zona a tratar con el fin de facilitar el desplazamiento de la ventosa mientras se mantiene el vacío, lo que permite realizar un masaje que facilita el movimiento de fluidos. Se utiliza para favorecer el drenaje linfático y sanguíneo, así como para eliminar las toxinas que contienen la sangre y la linfa.
  • Aplicación y extracción rápida de la ventosa: únicamente se utiliza sobre la espalda. Se aplica la ventosa y se retira rápidamente a los pocos segundos Esta técnica se utiliza solamente en la espalda, y es para hacer incidencia en los pulmones. Se aplica la ventosa, se deja dos o tres segundos y se repite la maniobra hasta recorrer toda la superficie sobre la que se desea actuar. Se utiliza especialmente en casos de congestión pulmonar.
  • Ventosa fija seca: se fija la ventosa sobre puntos específicos para tratar aquellos órganos que tienen sus puntos reflejos en la espalda. Igualmente se utiliza para el tratamiento de contracturas y otros bloqueos musculares que causan dolor.
  • Sangrado con ventosa: se pincha la piel y se coloca la ventosa, de modo que el efecto de succión provoca un leve sangrado. Esta técnica se utiliza en procesos inflamatorios con el fin de reducir la tensión o la congestión de la zona inflamada.

En términos generales, la terapia con ventosas se utiliza con diferentes objetivos terapéuticos:

  • Drenaje linfático.
  • Eliminar toxinas.
  • Tratar contracturas.
  • Terapia antiinflamatoria y analgésica.
  • Fortalecer los tendones.
  • Eliminar el exceso de grasa y la retención de líquidos.
  • Reducir edemas.
  • Dificultades respiratorias por diferentes causas.

Dietética: Una adecuada nutrición es un factor decisivo en el mantenimiento y mejora de la salud. Cuando el cuerpo sufre un desequilibrio, si se modifica la dieta, la salud se recupera más fácil y rápidamente. No se trata de pautas fijas, sino de adaptar la alimentación, por ejemplo aumentando o disminuyendo el consumo de ciertos alimentos o la forma de cocinarlos.

 

 

Aparato respiratorio: Afonia, Asma, Rinitis, Sinusitis ..

Aparato circulatorio: Hipotensión, Hipertensión, Trastornos circulatorios ..

Aparato digestivo: Colon irritable, Estreñimiento, Diarrea, Dispepsia, Pirosis ..

Aparato genito-urinario: Dismenorrea, Esterilidad, Infertilidad, Impotencia, Sídrome premestrual, Trastornos del ciclo menstrual, Incontinencia de orina, Menopausia, Prostatitis ..

Dermatología: Acné, Alopecia, Herpes zóster, Psoriasis, Urticaria ..

Neurología: Acúfenos, Cefaleas, Migrañas, Neuralgia del trigémino, Parálisis facial, Trastornos de la sudoración, Vértigos ..

Reumatología: Artitis reumatoide, Artrosis ..

Traumatología: Ciática, Codo de tenista, Dorsalgia y Cervicalgia, Hernia discal, Lumbalgia aguda y crónica, Esguinces ..

Otras patologías: Anorexia, Ansiedad, Astenia, Fatiga crónica, Bulimia, Depresión, Eneuresis, Sobrepeso, Fibromialgia, Insomnio, Tabaquismo ..

Captura de pantalla 2014-10-29 a la(s) 02.30.31

Diagnóstico y 1ª sesión: 35€

Sesión: 25€

Bono 5 sesiones: 115€

Bono 10 sesiones: 220€